Arquitectura que evoluciona contigo

Imagina la vida en un lugar que cambia, crece y evoluciona junto a uno, eso es lo que ofrecen las tendencias arquitectónicas para el 2020.

Se vive en una época donde la tecnología, las innovaciones y la vida está cambiando constantemente. Un ser humano crece y evoluciona, pero pasa su vida rodeado de los mismos edificios estáticos; espacios definidos y cerrados donde está sujeto al estrés y a las presiones que se viven día con día.

La arquitectura es el arte de proyectar edificaciones o espacios desde el entendimiento más profundo de las necesidades de sus habitantes. Lugares donde es posible empezar a crear desde cero, rehabilitar y remodelar construcciones existentes para su evolución.

 

Las tendencias para el 2020 apuestan por el desarrollo sostenible y la arquitectura sustentable. La sociedad está evolucionando hacia el compromiso medioambiental y, las tendencias de arquitectura como manifestación social, también.

Cada vez es más frecuente la utilización de materiales reciclables, pues la industria de la construcción también genera y desarrolla materiales capaces de reducir el impacto ambiental, como los sistemas de celdas solares, que logran generar energía eléctrica para iluminación, sistemas de calefacción y otras fuentes de energía.

A continuación, algunas de las tendencias en arquitectura más relevantes:

La domótica y las edificaciones inteligentes

Un edificio inteligente ofrece a sus usuarios mayor comodidad y reduce las facturas de los consumos. La arquitectura domótica es un reflejo de la sensibilización social por el cuidado del medio ambiente y la necesidad de consumir lo justo.

Es una tendencia al alza, tanto para construcciones nuevas como para edificios rehabilitados, casas y oficinas, ya que cada vez son más demandados los sistemas automatizados para controlar la temperatura, la iluminación y la seguridad.

Espacios abiertos y polivalentes

Se está apostando por integrar diferentes zonas de las edificaciones, tanto de vivienda como de oficinas y casas, para crear entornos diáfanos y polivalentes, permitiendo disfrutar de más espacio, así como de mayor iluminación natural con la misma superficie de construcción.

Un ejemplo de esto es la integración de las áreas interiores con las exteriores por medio de ventanales que, al abrirse, logran incorporar elementos de la naturaleza en interiores urbanos.

Diseño bioclimático

Los espacios verdes en azoteas y muros se han convertido en una solución real contra las emisiones contaminantes y la falta de vegetación en zonas urbanas. Cada metro cuadrado de una azotea o muro verde, es capaz de atrapar un kilogramo de dióxido de carbono y de proveer el oxígeno necesario para una persona al año.

El diseño biofílico es una corriente del diseño, interiorismo y arquitectura, que permite crear corrientes de ventilación cruzada, orientaciones adecuadas e iluminación natural.

Materialidad

Siguen en tendencia los materiales como mármoles, granitos y piedras naturales. Se trata de regresar a lo natural y esto se expresa en la arquitectura tanto en interiores como en exteriores. Así mismo, se presentan tonalidades monocromáticas que, a través del diseño y colocación estratégica, generan sensaciones de tranquilidad y paz dentro de un espacio.

Por estas razones es recomendable que se incorpore la naturaleza viva, dentro y fuera de los lugares, que se dé la búsqueda de luz natural y amplificada, utilizar tonalidades que generen sentimientos de tranquilidad, y el uso de obras artísticas como decoración. Que la manera en la que se vive y el lugar que se habita, se convierta en inspiración diaria para las personas que te rodean.

Arquitectura que evoluciona contigo

Imagina la vida en un lugar que cambia, crece y evoluciona junto a uno, eso es lo que ofrecen las tendencias arquitectónicas para el 2020.

Se vive en una época donde la tecnología, las innovaciones y la vida está cambiando constantemente. Un ser humano crece y evoluciona, pero pasa su vida rodeado de los mismos edificios estáticos; espacios definidos y cerrados donde está sujeto al estrés y a las presiones que se viven día con día.

La arquitectura es el arte de proyectar edificaciones o espacios desde el entendimiento más profundo de las necesidades de sus habitantes. Lugares donde es posible empezar a crear desde cero, rehabilitar y remodelar construcciones existentes para su evolución.

 

Las tendencias para el 2020 apuestan por el desarrollo sostenible y la arquitectura sustentable. La sociedad está evolucionando hacia el compromiso medioambiental y, las tendencias de arquitectura como manifestación social, también.

Cada vez es más frecuente la utilización de materiales reciclables, pues la industria de la construcción también genera y desarrolla materiales capaces de reducir el impacto ambiental, como los sistemas de celdas solares, que logran generar energía eléctrica para iluminación, sistemas de calefacción y otras fuentes de energía.

A continuación, algunas de las tendencias en arquitectura más relevantes:

La domótica y las edificaciones inteligentes

Un edificio inteligente ofrece a sus usuarios mayor comodidad y reduce las facturas de los consumos. La arquitectura domótica es un reflejo de la sensibilización social por el cuidado del medio ambiente y la necesidad de consumir lo justo.

Es una tendencia al alza, tanto para construcciones nuevas como para edificios rehabilitados, casas y oficinas, ya que cada vez son más demandados los sistemas automatizados para controlar la temperatura, la iluminación y la seguridad.

Espacios abiertos y polivalentes

Se está apostando por integrar diferentes zonas de las edificaciones, tanto de vivienda como de oficinas y casas, para crear entornos diáfanos y polivalentes, permitiendo disfrutar de más espacio, así como de mayor iluminación natural con la misma superficie de construcción.

Un ejemplo de esto es la integración de las áreas interiores con las exteriores por medio de ventanales que, al abrirse, logran incorporar elementos de la naturaleza en interiores urbanos.

Diseño bioclimático

Los espacios verdes en azoteas y muros se han convertido en una solución real contra las emisiones contaminantes y la falta de vegetación en zonas urbanas. Cada metro cuadrado de una azotea o muro verde, es capaz de atrapar un kilogramo de dióxido de carbono y de proveer el oxígeno necesario para una persona al año.

El diseño biofílico es una corriente del diseño, interiorismo y arquitectura, que permite crear corrientes de ventilación cruzada, orientaciones adecuadas e iluminación natural.

Materialidad

Siguen en tendencia los materiales como mármoles, granitos y piedras naturales. Se trata de regresar a lo natural y esto se expresa en la arquitectura tanto en interiores como en exteriores. Así mismo, se presentan tonalidades monocromáticas que, a través del diseño y colocación estratégica, generan sensaciones de tranquilidad y paz dentro de un espacio.

Por estas razones es recomendable que se incorpore la naturaleza viva, dentro y fuera de los lugares, que se dé la búsqueda de luz natural y amplificada, utilizar tonalidades que generen sentimientos de tranquilidad, y el uso de obras artísticas como decoración. Que la manera en la que se vive y el lugar que se habita, se convierta en inspiración diaria para las personas que te rodean.