BORRÓN Y CUENTA NUEVA

A pesar de “estar haciendo bien las cosas”, nos “está yendo mal”. Es una sensación presente en una gran parte del sector económico de nuestra ciudad, y nueva para gran parte de los empresarios de pequeñas y medianas empresas. Tienes un buen producto, un excelente equipo, buena estrategia financiera y una gran publicidad… sin embargo el impacto en tu negocio no tuvo que ver con eso, sino en la industria a la que perteneces y al cliente al que le vendes. Es a partir de este desafío que se empezará a trazar la estrategia para el 2021. Eso que se hacía bien, no hay que hacerlo mejor, sino “diferente”. Ese gran producto que se tenía es posible que se deba de modificar, la estrategia de publicidad debe tener grandes cambios y también la manera en que el cliente consume o recibe el producto cambiará radicalmente.

Todos estas modificaciones podrán a prueba la capacidad de adaptación y flexibilidad para el año 2021. Ojalá este artículo sirva de guía para poderlos enfrentar con el mayor de los éxitos.

¿Por dónde empezar una nueva estrategia de negocios? Primer paso: Hay que dejar de pensar en el producto, en la empresa o en la estrategia y enfocarse 100% en los clientes. Se debe de regresar prácticamente a una etapa de emprendimiento.

¿Cuál es la (nueva) necesidad a cubrir? ¿Cómo el (nuevo) mercado consume los productos que necesita? El (nuevo) comprador ideal, ¿qué (nuevas) prioridades tiene, cómo toma las (nuevas) decisiones para sus compras, y cuáles necesidades debe satisfacer primero? Este ejercicio de reingeniería de negocios será vital para enfrentar el 2021 con mayor éxito.

La gran ventaja de esta faceta de “re-emprendimiento” es que ya se cuenta con mayor experiencia de cuando se empezó el negocio, pero es importantísimo que se identifique que no se debe de esforzare para hacer “más y mejor” lo que ya se venía haciendo; sino que es un momento de regresar a una etapa inventiva en la que se modifiquen características del producto, la manera en que se publicita, la forma en que cambiará el servicio a cliente, y el cómo se recibirá el producto o servicio.

Tenías un excelente trato al cliente en tu negocio, hora de explorar un script y la correcta atención telefónica para la empresa.

Tu negocio se basaba en referencias de boca en boca, ahora habrá que explorar la manera de que los clientes te recomienden en redes sociales; el restaurante se caracterizaba por la gran experiencia que se ofrecía en comedor, ahora habrá que capacitar a tu persona en atención telefónica y llamadas de encuestas de satisfacción.

La lista es interminable y las posibilidades infinitas, pero la mejor manera de enfrentar este desafío es dejar de pensar en números. Hay que pensar en el cliente y explorar como se puede conseguir su satisfacción. Hay que ocupar algunos meses para explorar estas maneras de trabajar y solo al conseguir una satisfacción sólida en los pocos clientes que se pudieron haber atendido se podrá empezar a trabajar en los números nuevamente. Si se tiene oportunidad de capacitarse, retomar cursos que se tomaron al inicio del negocio, será de gran ayuda.

Esta recomendación no será solo para los negocios que han recibido un impacto negativo, sino también a los que han tenido un aumento de ventas por las nuevas condiciones del mercado. Sin un ejercicio de inventiva, terminará ese episodio extraordinario y regresarán a números anteriores y verán como algunas empresas resurgirán con mayor fuerza gracias al esfuerzo de rediseño en sus estrategias.

Hay que usar lo aprendido en el 2020 y los desafíos del 2021 para reinventar los negocios y adaptarse al nuevo mercado que está surgiendo.

BORRÓN Y CUENTA NUEVA

A pesar de “estar haciendo bien las cosas”, nos “está yendo mal”. Es una sensación presente en una gran parte del sector económico de nuestra ciudad, y nueva para gran parte de los empresarios de pequeñas y medianas empresas. Tienes un buen producto, un excelente equipo, buena estrategia financiera y una gran publicidad… sin embargo el impacto en tu negocio no tuvo que ver con eso, sino en la industria a la que perteneces y al cliente al que le vendes. Es a partir de este desafío que se empezará a trazar la estrategia para el 2021. Eso que se hacía bien, no hay que hacerlo mejor, sino “diferente”. Ese gran producto que se tenía es posible que se deba de modificar, la estrategia de publicidad debe tener grandes cambios y también la manera en que el cliente consume o recibe el producto cambiará radicalmente.

Todos estas modificaciones podrán a prueba la capacidad de adaptación y flexibilidad para el año 2021. Ojalá este artículo sirva de guía para poderlos enfrentar con el mayor de los éxitos.

¿Por dónde empezar una nueva estrategia de negocios? Primer paso: Hay que dejar de pensar en el producto, en la empresa o en la estrategia y enfocarse 100% en los clientes. Se debe de regresar prácticamente a una etapa de emprendimiento.

¿Cuál es la (nueva) necesidad a cubrir? ¿Cómo el (nuevo) mercado consume los productos que necesita? El (nuevo) comprador ideal, ¿qué (nuevas) prioridades tiene, cómo toma las (nuevas) decisiones para sus compras, y cuáles necesidades debe satisfacer primero? Este ejercicio de reingeniería de negocios será vital para enfrentar el 2021 con mayor éxito.

La gran ventaja de esta faceta de “re-emprendimiento” es que ya se cuenta con mayor experiencia de cuando se empezó el negocio, pero es importantísimo que se identifique que no se debe de esforzare para hacer “más y mejor” lo que ya se venía haciendo; sino que es un momento de regresar a una etapa inventiva en la que se modifiquen características del producto, la manera en que se publicita, la forma en que cambiará el servicio a cliente, y el cómo se recibirá el producto o servicio.

Tenías un excelente trato al cliente en tu negocio, hora de explorar un script y la correcta atención telefónica para la empresa.

Tu negocio se basaba en referencias de boca en boca, ahora habrá que explorar la manera de que los clientes te recomienden en redes sociales; el restaurante se caracterizaba por la gran experiencia que se ofrecía en comedor, ahora habrá que capacitar a tu persona en atención telefónica y llamadas de encuestas de satisfacción.

La lista es interminable y las posibilidades infinitas, pero la mejor manera de enfrentar este desafío es dejar de pensar en números. Hay que pensar en el cliente y explorar como se puede conseguir su satisfacción. Hay que ocupar algunos meses para explorar estas maneras de trabajar y solo al conseguir una satisfacción sólida en los pocos clientes que se pudieron haber atendido se podrá empezar a trabajar en los números nuevamente. Si se tiene oportunidad de capacitarse, retomar cursos que se tomaron al inicio del negocio, será de gran ayuda.

Esta recomendación no será solo para los negocios que han recibido un impacto negativo, sino también a los que han tenido un aumento de ventas por las nuevas condiciones del mercado. Sin un ejercicio de inventiva, terminará ese episodio extraordinario y regresarán a números anteriores y verán como algunas empresas resurgirán con mayor fuerza gracias al esfuerzo de rediseño en sus estrategias.

Hay que usar lo aprendido en el 2020 y los desafíos del 2021 para reinventar los negocios y adaptarse al nuevo mercado que está surgiendo.