Chihuahua sustentable

En México, son muchos los edificios que han tenido interés en lograr una certificación que valide sus compromisos con un futuro sostenible. La certificación más extendida y popular en el país es la denominada LEED.

Leadership in Energy and Environmental Design (LEED), es un proceso de certificación desarrollado y promovido por el U.S. Green Building Council (USGBC) con la misión de transformar la forma en que los edificios y las comunidades se diseñan, construyen y operan para permitir un entorno ambiental y responsable, saludable y próspero que mejore la calidad de vida.

Alcanzar esta certificación es un gran logro que demuestra el compromiso de los involucrados con el medio ambiente, pues al ser una certificación voluntaria,  sus objetivos se centran en la reducción de consumos básicos, como el de la energía y agua, reducción de costos de operación y mantenimiento de un edificio, ambientes más sanos para los ocupantes y  la mejora en calidad del espacio laboral; además de fomentar la productividad, aumentar el valor de los activos y aumentar las tasas de ocupación.

Con esta acreditación se obtiene la reducción del impacto ambiental, la reducción de emisiones de efecto invernadero, y quizá la más llamativa de todas, tener el reconocimiento mundial.

Entre los proyectos que se pueden certificar están:

  • Diseño de nuevos edificios y construcción
  • Diseño interior y construcción
  • Operación y mantenimiento del edificio
  • Desarrollos habitacionales
  • Viviendas unifamiliares
  • Ciudades y comunidades
  • Recertificación

 

Según el sistema de evaluación, existen categorías que ofrecen puntos que se deben ir ganando y para que se sumen al puntaje final a evaluar.  Las categorías son:

Sitio Sustentable.

Selección del sitio para un edificio y el manejo del sitio durante la construcción

  • Se pretende desmotivar nuevos desarrollos en tierras vírgenes.
  • Minimizar el impacto del edificio en ecosistemas y cuerpos de agua.
  • Premia opciones inteligentes de transporte.
  • Reducción de erosión.
  • Reducción de contaminación lumínica.
  • Reducción del efecto de isla de calor.
  • Disminución de la contaminación relacionada con construcción.

Eficiencia en el uso del agua.

  • Se fomenta el uso inteligente del agua dentro y fuera del edificio.
  • Uso de aparatos y equipos con mayor eficiencia para reducir el desperdicio de agua.

Energía y Atmósfera.

  • Fomenta una amplia variedad de estrategias energéticas: monitoreo del uso de la energía, diseño y construcción eficiente, equipos eficientes, sistemas de iluminación, uso de fuentes de energía renovable y limpia, entre otras.

Materiales y Recursos.

Durante las fases de construcción y operación los edificios utilizan gran cantidad de materiales y recursos, además de generar gran cantidad de desperdicio.

  • Se fomenta la selección de productos y materiales regionales con un menor impacto al planeta
  • Se promueve la reducción de desperdicios, así como el rehúso y el reciclaje.

 

Calidad de ambientes interiores.

  • Se promueve la estrategia de mejorar el aire en interiores.
  • Se incita a prever el acceso de luz natural, vistas y la mejora de la acústica.
  • Se enfoca en lograr el confort y salud de los ocupantes.

Innovación en el diseño.

Son estrategias de diseño que no están consideradas en las categorías anteriores.

Después de un análisis y estudio exhaustivo de lo anterior, se otorga la certificación en alguno de sus cuatro niveles:

  • Platino: Arriba de 80 puntos
  • Oro: 60-79 puntos
  • Plata: 50-59 puntos
  • Certificado: 40-49 puntos

Proyectos certificados en Chihuahua:

El primer proyecto certificado en la ciudad fue el edificio de TEXTRON, 2010.

Laboratorio Aeroespacial de la UACH, que es el único edificio con el nivel Platino, 2018.

El ITESM cuenta con 2 edificios certificados, 2011 y 2015.

*Actualmente varios de los edificios certificados en la ciudad ya son elegibles para aplicar por la recertificación y validar su compromiso.

El beneficio e impacto de lograr esta certificación ya ha sido validado a través de los años y es lo que ha llevado a personas y empresas a invertir en la construcción sustentable.

 

Chihuahua sustentable

En México, son muchos los edificios que han tenido interés en lograr una certificación que valide sus compromisos con un futuro sostenible. La certificación más extendida y popular en el país es la denominada LEED.

Leadership in Energy and Environmental Design (LEED), es un proceso de certificación desarrollado y promovido por el U.S. Green Building Council (USGBC) con la misión de transformar la forma en que los edificios y las comunidades se diseñan, construyen y operan para permitir un entorno ambiental y responsable, saludable y próspero que mejore la calidad de vida.

Alcanzar esta certificación es un gran logro que demuestra el compromiso de los involucrados con el medio ambiente, pues al ser una certificación voluntaria,  sus objetivos se centran en la reducción de consumos básicos, como el de la energía y agua, reducción de costos de operación y mantenimiento de un edificio, ambientes más sanos para los ocupantes y  la mejora en calidad del espacio laboral; además de fomentar la productividad, aumentar el valor de los activos y aumentar las tasas de ocupación.

Con esta acreditación se obtiene la reducción del impacto ambiental, la reducción de emisiones de efecto invernadero, y quizá la más llamativa de todas, tener el reconocimiento mundial.

Entre los proyectos que se pueden certificar están:

  • Diseño de nuevos edificios y construcción
  • Diseño interior y construcción
  • Operación y mantenimiento del edificio
  • Desarrollos habitacionales
  • Viviendas unifamiliares
  • Ciudades y comunidades
  • Recertificación

 

Según el sistema de evaluación, existen categorías que ofrecen puntos que se deben ir ganando y para que se sumen al puntaje final a evaluar.  Las categorías son:

Sitio Sustentable.

Selección del sitio para un edificio y el manejo del sitio durante la construcción

  • Se pretende desmotivar nuevos desarrollos en tierras vírgenes.
  • Minimizar el impacto del edificio en ecosistemas y cuerpos de agua.
  • Premia opciones inteligentes de transporte.
  • Reducción de erosión.
  • Reducción de contaminación lumínica.
  • Reducción del efecto de isla de calor.
  • Disminución de la contaminación relacionada con construcción.

Eficiencia en el uso del agua.

  • Se fomenta el uso inteligente del agua dentro y fuera del edificio.
  • Uso de aparatos y equipos con mayor eficiencia para reducir el desperdicio de agua.

Energía y Atmósfera.

  • Fomenta una amplia variedad de estrategias energéticas: monitoreo del uso de la energía, diseño y construcción eficiente, equipos eficientes, sistemas de iluminación, uso de fuentes de energía renovable y limpia, entre otras.

Materiales y Recursos.

Durante las fases de construcción y operación los edificios utilizan gran cantidad de materiales y recursos, además de generar gran cantidad de desperdicio.

  • Se fomenta la selección de productos y materiales regionales con un menor impacto al planeta
  • Se promueve la reducción de desperdicios, así como el rehúso y el reciclaje.

 

Calidad de ambientes interiores.

  • Se promueve la estrategia de mejorar el aire en interiores.
  • Se incita a prever el acceso de luz natural, vistas y la mejora de la acústica.
  • Se enfoca en lograr el confort y salud de los ocupantes.

Innovación en el diseño.

Son estrategias de diseño que no están consideradas en las categorías anteriores.

Después de un análisis y estudio exhaustivo de lo anterior, se otorga la certificación en alguno de sus cuatro niveles:

  • Platino: Arriba de 80 puntos
  • Oro: 60-79 puntos
  • Plata: 50-59 puntos
  • Certificado: 40-49 puntos

Proyectos certificados en Chihuahua:

El primer proyecto certificado en la ciudad fue el edificio de TEXTRON, 2010.

Laboratorio Aeroespacial de la UACH, que es el único edificio con el nivel Platino, 2018.

El ITESM cuenta con 2 edificios certificados, 2011 y 2015.

*Actualmente varios de los edificios certificados en la ciudad ya son elegibles para aplicar por la recertificación y validar su compromiso.

El beneficio e impacto de lograr esta certificación ya ha sido validado a través de los años y es lo que ha llevado a personas y empresas a invertir en la construcción sustentable.