Correr hasta ya no poder

Chihuahuense de 25 años lleva el deporte en sus venas; proveniente de una familia de corredores y perteneciente a la etnia rarámuri, que significa “pies ligeros” en español, esta corredora de fondo se hizo famosa al ganar en 2017, el Ultra Trail Cerro Rojo en Puebla, una carrera de 50 kilómetros en la que compitió sin ningún equipamiento especial. 

Ese mismo año, Lorena ganó el Ultra maratón de los Cañones, carrera de 100 kilómetros con sede en Guachochi, Chihuahua, conmocionando al país por su resistencia y la agilidad de recorrer grandes distancias en falda y con sandalias.  

Sin entrenamiento formal, pero habiendo recorrido desde pequeña al menos 20 kilómetros diarios cuidando a sus chivas por los cañones de La Sierra Tarahumara, ahora es conocida como la mujer más rápida de México al lograr distancias de 100 kilómetros en tan solo 12 horas. 

Además de esto, Lorena fue la primera mujer rarámuri contendiente en un ultra maratón en Europa, al ser invitada a España por la organización de Tenerife Bluetrail en 2017, tras haber ganado la carrera de 50 kilómetros en Puebla. Ese año Lorena participó y desistió de la competencia tras un dolor de rodilla, pero volvió en 2018, colocándose en la tercera posición femenil en recorrer 102 kilómetros en 20 horas.

Ha declarado en varios medios que los tenis le incomodan, la desestabilizan y lastiman sus pies, lo de ella es correr en huaraches de llanta y de vez en cuando usar una falda especial, que es más ligera, para cuando tiene que competir. 

 Emocionada por sus aptitudes, logros y decidida a seguir corriendo, Lorena ha declarado que “seguirá corriendo mientras pueda”.

Correr hasta ya no poder

Chihuahuense de 25 años lleva el deporte en sus venas; proveniente de una familia de corredores y perteneciente a la etnia rarámuri, que significa “pies ligeros” en español, esta corredora de fondo se hizo famosa al ganar en 2017, el Ultra Trail Cerro Rojo en Puebla, una carrera de 50 kilómetros en la que compitió sin ningún equipamiento especial. 

Ese mismo año, Lorena ganó el Ultra maratón de los Cañones, carrera de 100 kilómetros con sede en Guachochi, Chihuahua, conmocionando al país por su resistencia y la agilidad de recorrer grandes distancias en falda y con sandalias.  

Sin entrenamiento formal, pero habiendo recorrido desde pequeña al menos 20 kilómetros diarios cuidando a sus chivas por los cañones de La Sierra Tarahumara, ahora es conocida como la mujer más rápida de México al lograr distancias de 100 kilómetros en tan solo 12 horas. 

Además de esto, Lorena fue la primera mujer rarámuri contendiente en un ultra maratón en Europa, al ser invitada a España por la organización de Tenerife Bluetrail en 2017, tras haber ganado la carrera de 50 kilómetros en Puebla. Ese año Lorena participó y desistió de la competencia tras un dolor de rodilla, pero volvió en 2018, colocándose en la tercera posición femenil en recorrer 102 kilómetros en 20 horas.

Ha declarado en varios medios que los tenis le incomodan, la desestabilizan y lastiman sus pies, lo de ella es correr en huaraches de llanta y de vez en cuando usar una falda especial, que es más ligera, para cuando tiene que competir. 

 Emocionada por sus aptitudes, logros y decidida a seguir corriendo, Lorena ha declarado que “seguirá corriendo mientras pueda”.