Del gobierno de los otros datos y la realidad económica

El 25 de noviembre de 2019 se emitió un comunicado del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ha señalado que México ha reducido los seguros contra riesgos. “Las autoridades mexicanas siguen considerando este instrumento financiero como precautorio para riesgos externos imprevistos y mantienen el objetivo de preservar la estabilidad económica y financiera, así como de continuar aumentando la resiliencia de la economía”, explicó.

Ante los recientes movimientos internacionales en materia económica, donde se logra apreciar a través de los medios a una Alemania entrando en recesión, China en un proceso similar y las divulgaciones de un Japón queriendo no quedarse atrás; el panorama de la economía internacional ha comenzado a generar incertidumbre en los mercados financieros.

 Tras la crisis económica entre 2008 y 2009 en los mercados internacionales, México fue participe de la desaceleración llevando consigo efectos sobre la economía mexicana. Algunos apuntan que fue un milagro salir de la crisis tras las propuestas de expansión fiscal en el gobierno de Calderón que lograron sacar en seis meses de esta situación al país; la realidad es que existieron otras razones, pero necesitaríamos otro artículo para discutirlo.

En el tercer trimestre, del actual gobierno, la economía mexicana mostró contracciones en la economía semejantes a las de 2009. Se registró un crecimiento de 0.1% durante el tercer trimestre del año, con base en cifras ajustadas por estacionalidad según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Sin embargo, el 25 de noviembre de 2019, el INEGI hizo un ajuste al cálculo y mostró que el crecimiento para el país fue de 0.0% en el tercer trimestre de 2019, prácticamente nulo.

La pregunta que me han hecho algunos amigos y colegas es: ¿Estamos a punto de entrar a una crisis económica o estamos en una recesión técnica? De acuerdo con la literatura económica, una crisis económica es cuando existe una perdida en el ritmo de crecimiento y además implica que los mercados financieros entran en una desestabilidad con efectos negativos tanto en lo macro como en lo microeconómico. Por su parte, la recesión técnica, hace referencias a pequeñas contracciones que son posibles de corregir a través de ajustes en el gasto público. Esto también, puede derivar por cambios recientes en las políticas o cuestiones de reorganización económica. En este momento, mi perspectiva es que estamos en una recesión.

¿Pero qué hay del gobierno de AMLO en medio de esta situación? En las mañaneras ha confirmado que no habrá nada que detenga las buenas ideas para transformar a México. Ha manifestado que sus políticas pronto generaran crecimiento. Sin embargo, sus datos, contradicen la realidad en la que vivimos. Pareciera que estamos en una realidad alterna y en ocasiones paralelas. Una verdad, es que la información que se genera dentro de nuestras instituciones u organismos autónomos, así mismo, aquellos análisis que desarrolla la academia, organizaciones e investigadores, son referentes para los tomadores decisiones.

 

¿Qué nos espera en el 2020?

 Desde la perspectiva y apuntes de los expertos, en resumen, esperaríamos una convergencia en las políticas expansivas que prevalecerán y mantendrán.

  1. La inflación global. En algunas regiones internacionales no solo se ha detenido, sino que ha estado disminuyendo Algunas de estas ya están catalogadas como zonas de riesgos de deflación. Por ejemplo, existen otras presiones alternas tales como el desempleo en Estados Unidos que ha provocado impactos salariales que derivan en efectos de los costos. El desempleo de este país se encuentra en el nivel mínimo, semejantes a las de 1969.

 

  1. Turbulencias en los mercados financieros. Ante los movimientos internaciones, la aversión al riesgo en especial, está generando efectos importantes sobre economías emergentes. México, por ejemplo, está dentro de estas economías y no ha logrado fortalecer la confianza entre los inversionistas. Además, la política monetaria, en el marco internacional, ha generado que las tasas de interés vayan a la baja con el objetivo de reducir efectos en la recesión mundial.

 

 

  1. La guerra comercial. Ante las declaraciones del presidente Donald Trump referente a su poderío comercial señala que será muy fácil ganar una guerra comercial. Dentro de las principales reacciones de aquellos países que se han visto afectados incrementarán los aranceles a productos norteamericanos. Los procesos comerciales se han visto reducidos globalmente, lo cual ha llevado a una desaceleración en el marco internacional.

 

  1. Aprobación del T-MEC. Las negociaciones con nuestros socios comerciales solo están a la espera de la aprobación. Por otra parte, se reconoce que existe una gran paradoja en la que pone en riesgo adicional a la economía mexicana.

 

Habrá varios cambios en la economía mundial para el siguiente año, sin duda, lo único que queda será esperar y ver qué pasará.

Del gobierno de los otros datos y la realidad económica

El 25 de noviembre de 2019 se emitió un comunicado del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ha señalado que México ha reducido los seguros contra riesgos. “Las autoridades mexicanas siguen considerando este instrumento financiero como precautorio para riesgos externos imprevistos y mantienen el objetivo de preservar la estabilidad económica y financiera, así como de continuar aumentando la resiliencia de la economía”, explicó.

Ante los recientes movimientos internacionales en materia económica, donde se logra apreciar a través de los medios a una Alemania entrando en recesión, China en un proceso similar y las divulgaciones de un Japón queriendo no quedarse atrás; el panorama de la economía internacional ha comenzado a generar incertidumbre en los mercados financieros.

 Tras la crisis económica entre 2008 y 2009 en los mercados internacionales, México fue participe de la desaceleración llevando consigo efectos sobre la economía mexicana. Algunos apuntan que fue un milagro salir de la crisis tras las propuestas de expansión fiscal en el gobierno de Calderón que lograron sacar en seis meses de esta situación al país; la realidad es que existieron otras razones, pero necesitaríamos otro artículo para discutirlo.

En el tercer trimestre, del actual gobierno, la economía mexicana mostró contracciones en la economía semejantes a las de 2009. Se registró un crecimiento de 0.1% durante el tercer trimestre del año, con base en cifras ajustadas por estacionalidad según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Sin embargo, el 25 de noviembre de 2019, el INEGI hizo un ajuste al cálculo y mostró que el crecimiento para el país fue de 0.0% en el tercer trimestre de 2019, prácticamente nulo.

La pregunta que me han hecho algunos amigos y colegas es: ¿Estamos a punto de entrar a una crisis económica o estamos en una recesión técnica? De acuerdo con la literatura económica, una crisis económica es cuando existe una perdida en el ritmo de crecimiento y además implica que los mercados financieros entran en una desestabilidad con efectos negativos tanto en lo macro como en lo microeconómico. Por su parte, la recesión técnica, hace referencias a pequeñas contracciones que son posibles de corregir a través de ajustes en el gasto público. Esto también, puede derivar por cambios recientes en las políticas o cuestiones de reorganización económica. En este momento, mi perspectiva es que estamos en una recesión.

¿Pero qué hay del gobierno de AMLO en medio de esta situación? En las mañaneras ha confirmado que no habrá nada que detenga las buenas ideas para transformar a México. Ha manifestado que sus políticas pronto generaran crecimiento. Sin embargo, sus datos, contradicen la realidad en la que vivimos. Pareciera que estamos en una realidad alterna y en ocasiones paralelas. Una verdad, es que la información que se genera dentro de nuestras instituciones u organismos autónomos, así mismo, aquellos análisis que desarrolla la academia, organizaciones e investigadores, son referentes para los tomadores decisiones.

 

¿Qué nos espera en el 2020?

 Desde la perspectiva y apuntes de los expertos, en resumen, esperaríamos una convergencia en las políticas expansivas que prevalecerán y mantendrán.

  1. La inflación global. En algunas regiones internacionales no solo se ha detenido, sino que ha estado disminuyendo Algunas de estas ya están catalogadas como zonas de riesgos de deflación. Por ejemplo, existen otras presiones alternas tales como el desempleo en Estados Unidos que ha provocado impactos salariales que derivan en efectos de los costos. El desempleo de este país se encuentra en el nivel mínimo, semejantes a las de 1969.

 

  1. Turbulencias en los mercados financieros. Ante los movimientos internaciones, la aversión al riesgo en especial, está generando efectos importantes sobre economías emergentes. México, por ejemplo, está dentro de estas economías y no ha logrado fortalecer la confianza entre los inversionistas. Además, la política monetaria, en el marco internacional, ha generado que las tasas de interés vayan a la baja con el objetivo de reducir efectos en la recesión mundial.

 

 

  1. La guerra comercial. Ante las declaraciones del presidente Donald Trump referente a su poderío comercial señala que será muy fácil ganar una guerra comercial. Dentro de las principales reacciones de aquellos países que se han visto afectados incrementarán los aranceles a productos norteamericanos. Los procesos comerciales se han visto reducidos globalmente, lo cual ha llevado a una desaceleración en el marco internacional.

 

  1. Aprobación del T-MEC. Las negociaciones con nuestros socios comerciales solo están a la espera de la aprobación. Por otra parte, se reconoce que existe una gran paradoja en la que pone en riesgo adicional a la economía mexicana.

 

Habrá varios cambios en la economía mundial para el siguiente año, sin duda, lo único que queda será esperar y ver qué pasará.