Gastos inteligentes

Navidad, regalos, ponche, intercambio, posadas, convivencias familiares, viajes, etc; todo lo que se junta en el mes más social del año: diciembre. Pero esto no significa que no lo debas de disfrutar, y de hecho lo puedes hacer sin tener que llegar a enero dándote el válgame por todos los gastos del cierre de año.

Por ello te quiero dar unos consejos para que disfrutes de las fiestas decembrinas con una excelente actitud y una cartera feliz:

  1. La principal fuente de gasto son los regalos, y más cuando Santa Claus tiene muchos niños en la familia que se portaron bien en el año. Por lo anterior, es importante entender que no todos los regalos son una obligación, y que apreciar lo intangible nos hará sentirnos satisfechos. No sientas la presión por regalarle algo a todos los miembros de tu familia, amigos, compañeros de trabajo, maestras de la escuela, etc. En algunos casos, un gesto o un agradecimiento verbal es más que suficiente.
  2. El aguinaldo es una bendición y, al ser ingreso seguro, muchas personas lo gastan por adelantado ¡Ojo ahí! Te invito a que desde ahorita calcules todo lo que vas a gastar en diciembre como si el aguinaldo no existiera. Guárdalo muy bien y utilízalo solo en caso de ser necesario. Aunque llega en diciembre, es un dinero que vale por todo el año.
  3. Acuérdate que las tarjetas de crédito son tu mismo dinero, no una extensión o dinero adicional. Evita pasar el tarjetazo sin tener muy claro cómo vas a pagar ese gasto. Tampoco uses meses sin intereses en regalos navideños, se te puede hacer una bola de nieve en tu estado de cuenta.
  4. Las ofertas están hechas para que compres. Si realmente no lo necesitas, no es obligación que lo compres. No ahorras dinero, solo gastas menos.
  5. Para evitarte un mal rato, calcula los tiempos y horarios en los que vayas a comprar regalos. Acercándose Noche Buena, las tiendas se saturan de personas, no hay mucho orden en los artículos que venden y podrás hacer más tiempo en la fila que lo que tarda Santa en llegar del Polo Norte a tu casa.
  6. Recuerda que el primero de enero llega un nuevo mes con todos los gastos fijos que éste implica. Antes de gastar en diciembre, asegura el dinero para enero.

 

Por último, y creo que lo más importante, vemos en la televisión o en internet una versión de la navidad muy enfocada en lo material. Pero yo te invito a que no pierdas de vista el verdadero sentido: estar con nuestros seres queridos y disfrutarlos.

Acuérdate que el verdadero regalo no es lo que viene envuelto, sino las manos que lo entregan.

Gastos inteligentes

Navidad, regalos, ponche, intercambio, posadas, convivencias familiares, viajes, etc; todo lo que se junta en el mes más social del año: diciembre. Pero esto no significa que no lo debas de disfrutar, y de hecho lo puedes hacer sin tener que llegar a enero dándote el válgame por todos los gastos del cierre de año.

Por ello te quiero dar unos consejos para que disfrutes de las fiestas decembrinas con una excelente actitud y una cartera feliz:

  1. La principal fuente de gasto son los regalos, y más cuando Santa Claus tiene muchos niños en la familia que se portaron bien en el año. Por lo anterior, es importante entender que no todos los regalos son una obligación, y que apreciar lo intangible nos hará sentirnos satisfechos. No sientas la presión por regalarle algo a todos los miembros de tu familia, amigos, compañeros de trabajo, maestras de la escuela, etc. En algunos casos, un gesto o un agradecimiento verbal es más que suficiente.
  2. El aguinaldo es una bendición y, al ser ingreso seguro, muchas personas lo gastan por adelantado ¡Ojo ahí! Te invito a que desde ahorita calcules todo lo que vas a gastar en diciembre como si el aguinaldo no existiera. Guárdalo muy bien y utilízalo solo en caso de ser necesario. Aunque llega en diciembre, es un dinero que vale por todo el año.
  3. Acuérdate que las tarjetas de crédito son tu mismo dinero, no una extensión o dinero adicional. Evita pasar el tarjetazo sin tener muy claro cómo vas a pagar ese gasto. Tampoco uses meses sin intereses en regalos navideños, se te puede hacer una bola de nieve en tu estado de cuenta.
  4. Las ofertas están hechas para que compres. Si realmente no lo necesitas, no es obligación que lo compres. No ahorras dinero, solo gastas menos.
  5. Para evitarte un mal rato, calcula los tiempos y horarios en los que vayas a comprar regalos. Acercándose Noche Buena, las tiendas se saturan de personas, no hay mucho orden en los artículos que venden y podrás hacer más tiempo en la fila que lo que tarda Santa en llegar del Polo Norte a tu casa.
  6. Recuerda que el primero de enero llega un nuevo mes con todos los gastos fijos que éste implica. Antes de gastar en diciembre, asegura el dinero para enero.

 

Por último, y creo que lo más importante, vemos en la televisión o en internet una versión de la navidad muy enfocada en lo material. Pero yo te invito a que no pierdas de vista el verdadero sentido: estar con nuestros seres queridos y disfrutarlos.

Acuérdate que el verdadero regalo no es lo que viene envuelto, sino las manos que lo entregan.