La cuarta revolución industrial

Seguramente hemos escuchado que la palabra Tecnología 4.0, está muy de moda, pero ciertamente pocos sabemos a ciencia cierta qué es. Puesto en fines prácticos, la tecnología 4.0 es la visión de que todos los pasos de un proceso estén conectados mediante internet, se retroalimenten en cuanto información cada uno y en base a ello poder tomar mejores decisiones, ya sea con fines de control de producción, tiempos muertos o variantes según el giro.

Es cierto que la automatización de procesos no es nueva, es algo que vemos comúnmente en fábricas, en procesos de ventas e inclusive en plataformas educativas. La diferencia es que la inteligencia artificial juega un papel primordial a través la acumulación de datos de manera masiva, el uso de algoritmos para procesarlos y dispositivos que entreguen resultados o predicciones más precisas.

La tecnología 4.0 pretende crear todo tipo de áreas de negocio inteligentes, como en fábricas, supermercados, hospitales, escuelas, oficinas e inclusive tu casa.

 

Nos alentará a crear nuevos hábitos como el uso de nuestros celulares para hacer el super, utilizar algoritmos para predecir la producción en una fábrica o usar los datos del clima para predecir cómo afectará el lanzamiento de algún nuevo producto al mercado.

Todo muy lindo, pero ¿dónde se utiliza?

Actualmente, existen compañías como Amazon Go! Es una tienda especializada en la venta de alimentos, desde comida rápida hasta todo tipo de bebidas.

Al entrar utilizas tu smartphone para identificarte y que las cámaras inteligentes te reconozcan como usuario, mediante patrones de reconocimiento espacial te van siguiendo dentro de la tienda y detectan que producto tomas del estante y lo pones en tu canasta, en ese momento va actualizando el inventario de la tienda en tiempo real y almacenando datos de los productos con mayor rotación. A ésto se le agrega el día de la semana, la hora, el flujo de personas dentro e inclusive el clima de la ciudad.

Al terminar tus compras simplemente caminas a la salida y los sensores detectan que has dejado el lugar, hacen la cuenta de los productos que tomaste y realizan el cargo a tu tarjeta de crédito sin necesidad de hacer fila, simplemente te llega una notificación a tu celular con tu ticket y el cargo realizado.

En cuestiones de seguridad no es la excepción, países como China ya utilizan la tecnología 4.0 para llevar a cabo esta tarea, actualmente este país tiene la red de video vigilancia más grande del mundo con al menos 170 millones de cámaras 4.0.

Estas cámaras registran los rostros de las personas que detecta, analizan más de 16 mil puntos de referencia de su rostro y lo almacenan, pueden evaluar la manera en la que una persona camina para detectar indicios de nerviosismo o alguna conducta sospechosa. Si esta persona es boletinada como sospechoso, se activa una alarma, compara su rostro con la enorme base de datos existente y es posible ubicarla en menos de 7 minutos en la ciudad.

¿Cómo vamos en México?

La buena noticia es que vamos dando paso firme en esta nueva era, por ejemplo, los parques de la industria aeroespacial en Querétaro utilizan una mezcla de sensores en líneas de producción para recopilar datos y revisar que la producción tenga buena calidad.

La maquinaria está en constante comunicación entre ellas para detectar faltantes de material, registro de tiempos muertos o inclusive pueden parar la producción entera si los sensores de incendio se activan.

Querétaro está innovando en la modernización de cadena de suministro y ha sido necesaria la constante capacitación de su recurso humano.

Otro ejemplo es Jalisco con sus parques de innovación en TI, actualmente es considerado el Silicon Valley Mexicano por su creciente inversión en tecnología, educación y en fomentar el desarrollo de este tipo de empresas con incentivos hacendarios, algo que Chihuahua debería adoptar con convicción.

Jalisco es punta de lanza en creación de tecnologías ya que empresas como Oracle, HP, Motorola e IBM han adoptado este estado como su segundo hogar.

Este nuevo concepto de lugares del futuro podría generar un problema, ya que se estima que millones de personas podrían perder sus empleos o ser reubicados en otros tipos de tareas, solo en Estados Unidos se prevé que para el 2020 más de 5 millones de personas perderán su trabajo por la adopción masiva de tecnología en las empresas.

Sin lugar a duda la tecnología 4.0 ha empezado a empezado a facilitar la vida de las personas con algoritmos inteligentes capaces de aprender de nosotros y quizás superarnos, ¿de ser así hasta cuándo somos necesarios para la industria y el comercio?

La cuarta revolución industrial

Seguramente hemos escuchado que la palabra Tecnología 4.0, está muy de moda, pero ciertamente pocos sabemos a ciencia cierta qué es. Puesto en fines prácticos, la tecnología 4.0 es la visión de que todos los pasos de un proceso estén conectados mediante internet, se retroalimenten en cuanto información cada uno y en base a ello poder tomar mejores decisiones, ya sea con fines de control de producción, tiempos muertos o variantes según el giro.

Es cierto que la automatización de procesos no es nueva, es algo que vemos comúnmente en fábricas, en procesos de ventas e inclusive en plataformas educativas. La diferencia es que la inteligencia artificial juega un papel primordial a través la acumulación de datos de manera masiva, el uso de algoritmos para procesarlos y dispositivos que entreguen resultados o predicciones más precisas.

La tecnología 4.0 pretende crear todo tipo de áreas de negocio inteligentes, como en fábricas, supermercados, hospitales, escuelas, oficinas e inclusive tu casa.

 

Nos alentará a crear nuevos hábitos como el uso de nuestros celulares para hacer el super, utilizar algoritmos para predecir la producción en una fábrica o usar los datos del clima para predecir cómo afectará el lanzamiento de algún nuevo producto al mercado.

Todo muy lindo, pero ¿dónde se utiliza?

Actualmente, existen compañías como Amazon Go! Es una tienda especializada en la venta de alimentos, desde comida rápida hasta todo tipo de bebidas.

Al entrar utilizas tu smartphone para identificarte y que las cámaras inteligentes te reconozcan como usuario, mediante patrones de reconocimiento espacial te van siguiendo dentro de la tienda y detectan que producto tomas del estante y lo pones en tu canasta, en ese momento va actualizando el inventario de la tienda en tiempo real y almacenando datos de los productos con mayor rotación. A ésto se le agrega el día de la semana, la hora, el flujo de personas dentro e inclusive el clima de la ciudad.

Al terminar tus compras simplemente caminas a la salida y los sensores detectan que has dejado el lugar, hacen la cuenta de los productos que tomaste y realizan el cargo a tu tarjeta de crédito sin necesidad de hacer fila, simplemente te llega una notificación a tu celular con tu ticket y el cargo realizado.

En cuestiones de seguridad no es la excepción, países como China ya utilizan la tecnología 4.0 para llevar a cabo esta tarea, actualmente este país tiene la red de video vigilancia más grande del mundo con al menos 170 millones de cámaras 4.0.

Estas cámaras registran los rostros de las personas que detecta, analizan más de 16 mil puntos de referencia de su rostro y lo almacenan, pueden evaluar la manera en la que una persona camina para detectar indicios de nerviosismo o alguna conducta sospechosa. Si esta persona es boletinada como sospechoso, se activa una alarma, compara su rostro con la enorme base de datos existente y es posible ubicarla en menos de 7 minutos en la ciudad.

¿Cómo vamos en México?

La buena noticia es que vamos dando paso firme en esta nueva era, por ejemplo, los parques de la industria aeroespacial en Querétaro utilizan una mezcla de sensores en líneas de producción para recopilar datos y revisar que la producción tenga buena calidad.

La maquinaria está en constante comunicación entre ellas para detectar faltantes de material, registro de tiempos muertos o inclusive pueden parar la producción entera si los sensores de incendio se activan.

Querétaro está innovando en la modernización de cadena de suministro y ha sido necesaria la constante capacitación de su recurso humano.

Otro ejemplo es Jalisco con sus parques de innovación en TI, actualmente es considerado el Silicon Valley Mexicano por su creciente inversión en tecnología, educación y en fomentar el desarrollo de este tipo de empresas con incentivos hacendarios, algo que Chihuahua debería adoptar con convicción.

Jalisco es punta de lanza en creación de tecnologías ya que empresas como Oracle, HP, Motorola e IBM han adoptado este estado como su segundo hogar.

Este nuevo concepto de lugares del futuro podría generar un problema, ya que se estima que millones de personas podrían perder sus empleos o ser reubicados en otros tipos de tareas, solo en Estados Unidos se prevé que para el 2020 más de 5 millones de personas perderán su trabajo por la adopción masiva de tecnología en las empresas.

Sin lugar a duda la tecnología 4.0 ha empezado a empezado a facilitar la vida de las personas con algoritmos inteligentes capaces de aprender de nosotros y quizás superarnos, ¿de ser así hasta cuándo somos necesarios para la industria y el comercio?