Los alimentos y el vino

Elegir un vino para un platillo es uno de los pasos que se le dificulta a la mayoría de la gente, ya que creen que no tienen el conocimiento necesario o bien piensan que se requiere un platillo gourmet para acompañarlo con un vino.

La verdad es que en el maridaje existen reglas básicas, pero todo depende del gusto de cada uno y de qué es lo que deseas resaltar tanto en el platillo como en el vino.

El maridaje lo definimos como una técnica o arte que determina la combinación adecuada del vino y la comida, de forma que se complementan con el fin de aumentar el deleite de los comensales.

Existen diferentes tipos de maridajes, pero lo que más va a influir en la selección del vino es el tipo de preparación del platillo, salsas, cantidad de grasa y temperatura.

Los maridajes más comunes y que puedes practicar frecuentemente son:

  • Por Similitud – Horizontal: Es el más conocido. Se trata de cuando un vino de gran cuerpo va con platillos de gran potencia de sabor y grasa o un vino de cuerpo ligero va siempre acompañado de platillos ligeros. Por ejemplo, los vinos tintos van con las carnes rojas, los vinos rosados con carne blanca y los blancos con pescados y mariscos.
  • Por contraste: No sólo enaltece el sabor central del platillo y vino, si no que ayuda a crear una experiencia nueva. Por ejemplo, servir un vino blanco o rosado dulce con algún platillo salado como un queso azul, jamón serrano o bien con algo picante.

Te invito a que hagas pruebas con un mismo vino y platillo, pero modificando el tipo de cocción o salsa, e identifiques el tipo de maridaje que más te gusta a ti teniendo siempre en mente la ocasión en que deseas disfrutarlo, la compañía y el lugar.

No olvides consumir vinos chihuahuenses. ¡Salud!

 

Los alimentos y el vino

Elegir un vino para un platillo es uno de los pasos que se le dificulta a la mayoría de la gente, ya que creen que no tienen el conocimiento necesario o bien piensan que se requiere un platillo gourmet para acompañarlo con un vino.

La verdad es que en el maridaje existen reglas básicas, pero todo depende del gusto de cada uno y de qué es lo que deseas resaltar tanto en el platillo como en el vino.

El maridaje lo definimos como una técnica o arte que determina la combinación adecuada del vino y la comida, de forma que se complementan con el fin de aumentar el deleite de los comensales.

Existen diferentes tipos de maridajes, pero lo que más va a influir en la selección del vino es el tipo de preparación del platillo, salsas, cantidad de grasa y temperatura.

Los maridajes más comunes y que puedes practicar frecuentemente son:

  • Por Similitud – Horizontal: Es el más conocido. Se trata de cuando un vino de gran cuerpo va con platillos de gran potencia de sabor y grasa o un vino de cuerpo ligero va siempre acompañado de platillos ligeros. Por ejemplo, los vinos tintos van con las carnes rojas, los vinos rosados con carne blanca y los blancos con pescados y mariscos.
  • Por contraste: No sólo enaltece el sabor central del platillo y vino, si no que ayuda a crear una experiencia nueva. Por ejemplo, servir un vino blanco o rosado dulce con algún platillo salado como un queso azul, jamón serrano o bien con algo picante.

Te invito a que hagas pruebas con un mismo vino y platillo, pero modificando el tipo de cocción o salsa, e identifiques el tipo de maridaje que más te gusta a ti teniendo siempre en mente la ocasión en que deseas disfrutarlo, la compañía y el lugar.

No olvides consumir vinos chihuahuenses. ¡Salud!