¿Qué desea el cliente?

En la edición anterior se planteó la diferencia entre creatividad e innovación, se mencionó que la primera tiene que ver con la creación de nuevas ideas, métodos y/o procedimientos que generalmente dan como resultado soluciones originales.

La innovación, por su parte, aunque también está relacionada con la creación de nuevas ideas, hay que tener suficientes clientes que estén dispuestos a pagar por el producto, proceso o servicio que se origina del proceso de innovar.

Para tratar el tema del proceso de innovación comencemos con las preguntas: ¿En qué deseamos innovar?, ¿en el modelo de negocio?, ¿en los productos y/o servicios?, ¿en los procesos?, ¿en el mercado o en la estructura organizacional?

Hablemos de la innovación en el mercado, implica hacer negocios de manera distinta a como se realiza actualmente. Un ejemplo es en los supermercados que están incursionando ya en México con la venta de productos en línea, otros ejemplos son Uber, Netflix o Amazon ya que son compañías que han cambiado la forma en que se hacen negocios.

¿Cómo llegar a esa innovación? Primero hay que invertir en conocer el comportamiento del cliente en un nicho particular del mercado. ¿Qué desean los clientes?, ¿un servicio más rápido?, ¿una nueva forma de comprar?, ¿un producto más sano?, ¿un proceso más ágil?, ¿una atención más personalizada?  Responder a esto es solo el inicio del proceso de innovar en el mercado, es un paso fundamental si realmente se requiere conseguir la preferencia en el mismo.

Al final del día, ¿qué hace feliz al cliente? Es la pregunta principal para poder innovar en nuestro negocio.

 

¿Qué desea el cliente?

En la edición anterior se planteó la diferencia entre creatividad e innovación, se mencionó que la primera tiene que ver con la creación de nuevas ideas, métodos y/o procedimientos que generalmente dan como resultado soluciones originales.

La innovación, por su parte, aunque también está relacionada con la creación de nuevas ideas, hay que tener suficientes clientes que estén dispuestos a pagar por el producto, proceso o servicio que se origina del proceso de innovar.

Para tratar el tema del proceso de innovación comencemos con las preguntas: ¿En qué deseamos innovar?, ¿en el modelo de negocio?, ¿en los productos y/o servicios?, ¿en los procesos?, ¿en el mercado o en la estructura organizacional?

Hablemos de la innovación en el mercado, implica hacer negocios de manera distinta a como se realiza actualmente. Un ejemplo es en los supermercados que están incursionando ya en México con la venta de productos en línea, otros ejemplos son Uber, Netflix o Amazon ya que son compañías que han cambiado la forma en que se hacen negocios.

¿Cómo llegar a esa innovación? Primero hay que invertir en conocer el comportamiento del cliente en un nicho particular del mercado. ¿Qué desean los clientes?, ¿un servicio más rápido?, ¿una nueva forma de comprar?, ¿un producto más sano?, ¿un proceso más ágil?, ¿una atención más personalizada?  Responder a esto es solo el inicio del proceso de innovar en el mercado, es un paso fundamental si realmente se requiere conseguir la preferencia en el mismo.

Al final del día, ¿qué hace feliz al cliente? Es la pregunta principal para poder innovar en nuestro negocio.