QUE NO TE ATRAPE EL CONFORMISMO

Llegó el momento de empezar de nuevo…¡Estamos viviendo una nueva etapa! Hay momentos de inestabilidad y un carrusel de sentimientos a lo largo de los últimos meses.

La vida nos sorprendió teniendo como misión principal sobrevivir, convirtiéndose para algunos en un pretexto para detenerse.

Se ha sobrevivido y también se ha aprendido a adaptarse; es por ello que ha llegado la oportunidad de empezar de nuevo y salir de la zona de confort. En esta ocasión con la diferencia de ser conscientes de trazar un plan de acción que permita estar enfocados a la nueva realidad, incluyendo estar más despierto a imprevistos.

Salir de la zona de confort no es un proceso fácil. Es más simple ignorarlo que enfrentarlo, al evadir la realidad, se elige no avanzar y estar siempre en el mismo lugar por no querer ver la realidad a nuestro alrededor, porque al ser conscientes de lo que en verdad sucede, implicaría tomar acción para cambiarlo, sin embargo, frente a los cambios también llegan los miedos.
Avanzar y crecer es parte del proceso natural de la vida y cuando uno se estaciona en la zona de confort, se priva de este proceso: es por ello que tener decisión es crucial para seguir en camino a la transformación, iniciando a ver la vida con otras gafas y con una conciencia más despierta a la empatía.

Se puede iniciar con pequeños pasos que no forcen al retroceso, cuidando de uno mismo y disfrutando los pequeños detalles de la vida; buscando nutrir el alma, la mente y el cuerpo. La diferencia entre empezar el camino para lle- gar a la meta, y llegar a ella, la hace el mismo camino en sí. Todos son diferentes y ven el ca mino distinto, por lo que el camino que toque caminar seguro tendrá un aprendizaje.

El camino en el que se ha estado hasta el momento ha servido para empezar. Definitivamente el aprendizaje es continuo, inició siendo difícil, ahora dejó de serlo pues hubo adaptación, aprendizaje y es momento de aplicarlo para seguir creciendo. Se está comenzando de nuevo y hay que tener persistencia, salir de la zona de confort y decirle adiós al piloto automático para poder aprender de los tropiezos, para avanzar con una actitud positiva, para probarse y seguir experimentado en la vida.

A continuación, cinco puntos con los que se traza un plan de manera consciente:

  • Adiós a los lamentos del pasado: Lo que pasó, pasó. Por más que haya cosas que se quieran cambiar, los lamentos no van a lograr ninguna diferencia pues el pasado no se puede cambiar, pero lo que sí puede alterarse es el presente.
  • Tomar la vida con calma: Tomar las cosas con calma ayuda a realizar ta reas a tiempo y de manera realista, cualquier momento es bueno para empezar.
  • Reconoce tus límites: A veces el miedo de no tener certeza de si algo se logrará o no, impide dar el primer paso. Hasta que no exista un reconocimiento de límites y capacidades, no se podrán superar los mismos.
  • Visualiza en positivo: Salir de la zona de confort es buscar un cambio; es momento de moverse de donde se está hacia donde se desea estar. Ir por más, tener claro el plan e irlo realizando paso a paso, pero con una actitud positiva y activa.
  • Acepta, confía y a seguir: Cuando alguien decide desertar del piloto automático, habrán situaciones que se saldrán de control y que no se sabe cómo manejarlas como el miedo, las dudas y las frustraciones, ¿qué hay que hacer? aceptar, confiar y continuar. Ningún cambio es fácil y nunca lo será.
    Siempre es un buen momento para movernos de nuestra zona de confort y volver a empezar.

QUE NO TE ATRAPE EL CONFORMISMO

Llegó el momento de empezar de nuevo…¡Estamos viviendo una nueva etapa! Hay momentos de inestabilidad y un carrusel de sentimientos a lo largo de los últimos meses.

La vida nos sorprendió teniendo como misión principal sobrevivir, convirtiéndose para algunos en un pretexto para detenerse.

Se ha sobrevivido y también se ha aprendido a adaptarse; es por ello que ha llegado la oportunidad de empezar de nuevo y salir de la zona de confort. En esta ocasión con la diferencia de ser conscientes de trazar un plan de acción que permita estar enfocados a la nueva realidad, incluyendo estar más despierto a imprevistos.

Salir de la zona de confort no es un proceso fácil. Es más simple ignorarlo que enfrentarlo, al evadir la realidad, se elige no avanzar y estar siempre en el mismo lugar por no querer ver la realidad a nuestro alrededor, porque al ser conscientes de lo que en verdad sucede, implicaría tomar acción para cambiarlo, sin embargo, frente a los cambios también llegan los miedos.
Avanzar y crecer es parte del proceso natural de la vida y cuando uno se estaciona en la zona de confort, se priva de este proceso: es por ello que tener decisión es crucial para seguir en camino a la transformación, iniciando a ver la vida con otras gafas y con una conciencia más despierta a la empatía.

Se puede iniciar con pequeños pasos que no forcen al retroceso, cuidando de uno mismo y disfrutando los pequeños detalles de la vida; buscando nutrir el alma, la mente y el cuerpo. La diferencia entre empezar el camino para lle- gar a la meta, y llegar a ella, la hace el mismo camino en sí. Todos son diferentes y ven el ca mino distinto, por lo que el camino que toque caminar seguro tendrá un aprendizaje.

El camino en el que se ha estado hasta el momento ha servido para empezar. Definitivamente el aprendizaje es continuo, inició siendo difícil, ahora dejó de serlo pues hubo adaptación, aprendizaje y es momento de aplicarlo para seguir creciendo. Se está comenzando de nuevo y hay que tener persistencia, salir de la zona de confort y decirle adiós al piloto automático para poder aprender de los tropiezos, para avanzar con una actitud positiva, para probarse y seguir experimentado en la vida.

A continuación, cinco puntos con los que se traza un plan de manera consciente:

  • Adiós a los lamentos del pasado: Lo que pasó, pasó. Por más que haya cosas que se quieran cambiar, los lamentos no van a lograr ninguna diferencia pues el pasado no se puede cambiar, pero lo que sí puede alterarse es el presente.
  • Tomar la vida con calma: Tomar las cosas con calma ayuda a realizar ta reas a tiempo y de manera realista, cualquier momento es bueno para empezar.
  • Reconoce tus límites: A veces el miedo de no tener certeza de si algo se logrará o no, impide dar el primer paso. Hasta que no exista un reconocimiento de límites y capacidades, no se podrán superar los mismos.
  • Visualiza en positivo: Salir de la zona de confort es buscar un cambio; es momento de moverse de donde se está hacia donde se desea estar. Ir por más, tener claro el plan e irlo realizando paso a paso, pero con una actitud positiva y activa.
  • Acepta, confía y a seguir: Cuando alguien decide desertar del piloto automático, habrán situaciones que se saldrán de control y que no se sabe cómo manejarlas como el miedo, las dudas y las frustraciones, ¿qué hay que hacer? aceptar, confiar y continuar. Ningún cambio es fácil y nunca lo será.
    Siempre es un buen momento para movernos de nuestra zona de confort y volver a empezar.