¿Qué son los gastos estrictamente indispensables para el SAT?

Como bien sabemos, cuando presentamos nuestra declaración anual de impuestos podemos deducir algunos gastos, sin embargo, no todos los gastos pueden ser considerados deducibles, porque no son estrictamente indispensables como la ley indica.

Lo que la norma precisa es que las erogaciones sean efectivamente correspondientes al giro u objeto de su actividad.

Para efectos fiscales, el SAT indica que solo las erogaciones que se identifiquen y sean necesarias para la actividad del contribuyente serán las que podrán deducir para la determinación del resultado y con este pagar el ISR.

La Ley de Impuesto sobre la Renta, en su artículo 27 primer párrafo, menciona que, para poder efectuar una deducción, ésta debe ser estrictamente indispensable para los fines de la actividad del contribuyente.

Aclarando, si queremos determinar si una deducción es indispensable o no, hay que ir a ver la naturaleza de la operación que le dio origen. Entonces, es importante conocer que el gasto sea algo directamente vinculado con el objeto social o actividad preponderante del contribuyente.

Aunque el SAT deja a nuestra consideración la relación y naturaleza del gasto para determinar su deducibilidad, la autoridad, en alguna revisión, podría identificarlos y hacer la reclasificación correspondiente y considerarlos como no deducibles.

Al ser este un tema muy subjetivo, recomendamos ampliamente que los empresarios se reúnan con sus asesores y analicen cómo atender adecuadamente este asunto, ya que es de suma importancia su correcta aplicación.

¿Qué son los gastos estrictamente indispensables para el SAT?

Como bien sabemos, cuando presentamos nuestra declaración anual de impuestos podemos deducir algunos gastos, sin embargo, no todos los gastos pueden ser considerados deducibles, porque no son estrictamente indispensables como la ley indica.

Lo que la norma precisa es que las erogaciones sean efectivamente correspondientes al giro u objeto de su actividad.

Para efectos fiscales, el SAT indica que solo las erogaciones que se identifiquen y sean necesarias para la actividad del contribuyente serán las que podrán deducir para la determinación del resultado y con este pagar el ISR.

La Ley de Impuesto sobre la Renta, en su artículo 27 primer párrafo, menciona que, para poder efectuar una deducción, ésta debe ser estrictamente indispensable para los fines de la actividad del contribuyente.

Aclarando, si queremos determinar si una deducción es indispensable o no, hay que ir a ver la naturaleza de la operación que le dio origen. Entonces, es importante conocer que el gasto sea algo directamente vinculado con el objeto social o actividad preponderante del contribuyente.

Aunque el SAT deja a nuestra consideración la relación y naturaleza del gasto para determinar su deducibilidad, la autoridad, en alguna revisión, podría identificarlos y hacer la reclasificación correspondiente y considerarlos como no deducibles.

Al ser este un tema muy subjetivo, recomendamos ampliamente que los empresarios se reúnan con sus asesores y analicen cómo atender adecuadamente este asunto, ya que es de suma importancia su correcta aplicación.